THEOMAI*

RED DE ESTUDIOS SOBRE SOCIEDAD, NATURALEZA Y DESARROLLO /
 
SOCIETY, NATURE AND DEVELOPMENT STUDIES NETWORK 

    
 

ANALISIS SOCIO-POLITICO DE LAS TECNOLOGÍAS APROPIADAS (*)

 

Gustavo Soto **

 

** Docente e investigador Universidad Nacional de Cordoba, Argentina. gsoto@agro.uncor.edu

 

INTRODUCCION

Los distintos modelos tecnológicos - y las técnicas que de ellos de desprenden (1) se encuentran subordinados a modelos de desarrollo rural. Esta subordinación obedece al hecho de que el conjunto de normas, pautas y nociones que constituyen, en general, un modelo de desarrollo "gobiernan", por decirlo de alguna manera, la creación y difusión de pautas o prácticas tecnológicas.

Eso es lo que ha ocurrido -y ocurre- con el modelo de desarrollo dominante cuyo conjunto de normas y pautas fueron pensadas para realidades concretas y específicas -tanto desde el punto de vista espacial como temporal- del primer mundo y que luego fueron difundidas masivamente por el resto del mundo sin tener en cuenta las especificidades regionales de tipo natural, tecnológico y socio-económico.

El referido modelo se impone en los países de una gran parte del mundo desde hace mas de 20 años por medio de la aplicación del denominado paradigma tecnológico de la modernización. El tantas veces nombrado "paquete tecnológico", cuyas palabras fuerza son eficiencia, crecimiento y productividad, es muestra de dicho paradigma tecnológico cuyas supuestas bondades redundarían en explosiones de productividad. Supuestas, porque después de mas de 20 años de aplicadas, dichas prácticas tecnológicas no sólo no produjeron -en no pocos casos- los resultados esperados, sino que en amplias regiones del tercer mundo se observa una ostensible disminución de la fertilidad de los suelos, crecientes procesos de desertificación por efecto de procesos erosivos tanto eólicos como hídricos y un gran uso de capital mecánico con alta dependencia de insumos industriales (Manión 1995). La aplicación del modelo de desarrollo de la modernización produce, además de lo ya enunciado, una decreciente utilización de la mano de obra rural y elevados consumos de energía fósil. Asimismo, es otra de sus características el estar dirigido, fundamentalmente, a la producción de materias primas agroexportables. A esto se agrega una serie de consecuencias sociales negativas tales como la pérdida de recursos económicos, un creciente proceso de concentración fundiaria, la reducción de la producción de alimentos para el mercado interno y una fuerte disminución de la renta en amplios sectores de la población. En muchos casos, el resultado final de este proceso ha sido la proletarización y/o semi proletarización de millares de familias rurales en las sociedades de América Latina.

Este paradigma tecnológico lleva implícito una visión de las sociedades nacionales caracterizada por el simplismo y por la homogeneidad. Esta línea de pensamiento, en su forma radicalizada, visualiza a la sociedad rural como un todo indivisible donde los sujetos sociales (los productores agropecuarios y sus familias) son todos iguales y por lo tanto en similares condiciones de ser receptores de políticas de desarrollo agrícola.

Partiendo del mismo marco teórico, pero con una postura algo mas realista, se encuentran las corrientes de pensamiento que ubican a los distintos productores agropecuarios en un continuo proceso de movilización vertical, hacia la capitalización o la proletarización (FAO 1985 y CIDA 1996). Dicha homogeneización social realizada en forma consciente o inconsciente es muchas veces acompañada de una relativización de las consecuencias negativas de la modernización y lleva a que la gran masa de los pequeños productores sea excluida de los proyectos o políticas para el sector rural. Esta manera de visualizar el desarrollo y el modelo o patrón tecnológico que de él se desprende, no es otra cosa que la manifestación de una visión de la sociedad en su conjunto, una cosmovisión para la cual no existen barreras espaciales (2).

 

La propuesta tecnológica alternativa

En los últimos 40 años han aparecido una serie de conceptualizaciones que, partiendo de las críticas hacia el patrón tecnológico dominante originado en los países industrializados, intenta sentar las bases de una tecnología agrícola nueva que tenga más en cuenta las realidades específicas de cada situación espacio-temporal en la cual ella se implementa. La base del surgimiento de dichas propuestas lo constituyen las críticas efectuadas hacia la aplicación del modelo dominante. La tecnología proveniente del mismo se ha caracterizado por el énfasis puesto en los aspectos técnico-productivos, descuidando las consideraciones sociales, culturales y políticas que necesariamente deben realizarce en un proceso de generación y difusión de tecnologías agropecuarias (3).

Esta explicitación de críticas, aparentemente homogénea, encierra una gran diversidad, dependiendo ésta del contexto socio-económico-político en que se generan y de las experiencias e inquietudes de los sujetos que las pensaron. En ese sentido el lugar ocupado por la técnica es tanto considerado como un "puente" entre el ser humano y la naturaleza para la satisfacción de las necesidades básicas (Howard 1947, Aubert 1977, Fukuoka 1985) o como un instrumento más de lucha política (Schinke 1986).

Al respecto, los posicionamientos políticos encontrados entre los integrantes de este campo (4) tecnológico alternativo van desde el desconocimiento de los aspectos socio-culturales que el proceso de industrialización y modernización de la agricultura trae aparejado, a partir de cuyas críticas sus propuestas se originan priorizando una radicalizada defensa del ambiente, hasta posiciones que vislumbran alcanzar una sociedad más justa a través de un profundo cambio de las actuales estructuras socio-económicas (Stewart 1987).

Por otro lado, la interrelación entre el ser humano y el ambiente también es señal de la diversidad encontrada. Así, aparecen propuestas interesadas solamente en la preservación de la naturaleza aislando el ambiente de los efectos destructivos de la civilización industrial, como así tambien propuestas que colocan a los históricamente marginados como centro, donde un nuevo sistema tecnológico debería tender a una sensible mejoría en su calidad de vida. Entre ellos se encuentran, entre otros, el eco-desarrollo de Sachs (1986), la propuesta de tecnología alternativa del AS-PTA de Brasil ( Gomez de Almeida. 1985, Von der Weid 1985 y 1988, las tecnologías apropiadas de Baquedano (1979) y el desarrollo comunitario de Cernuda (1978).

En resumidas cuentas, diversidad y heterogeneidad expresada en propuestas que otorgan distinta prioridad a los aspectos ecológicos, sociales y económicos a la hora de "contestar" al modelo tecnológico dominante. Esa diversidad se expresa claramente cuando se observan las distintas adjetivaciones encontradas. Así, es común leer en la bibliografía referencias sobre técnicas o tecnologías suaves, dulces, intermedias, de bajo costo o de bajo impacto, eco-técnicas, técnicas alternativas y/o apropiadas; solo por nombrar las mas utilizadas.

A continuación, se realiza una breve descripción de las propuestas que alcanzaron mayor difusión mundial y que forman parte del campo tecnológico alternativo.

  1. Propuestas que priorizan en su análisis los aspectos naturales.

La civilización industrial viene produciendo desde sus orígenes, aunque mucho mas acentuadamente luego de la 2° guerra mundial (Friedman 1977, Gorz 1991) donde muchos agroecosistemas se encuentran al borde del punto del no retorno (5), cuando nó superados, tornando la situación mas dramática aún. Este hecho causa de la existencia actual de un gran número de movimientos sociales, organizaciones civiles y disciplinas científico-académicas muy diversas entre sí en cuanto a origen, objetivos, propuestas y estrategias de acción. Estos agentes sociales poseen diferentes grados de politización, diferentes marcos teóricos de abordaje de la realidad, distintos niveles de integración de los aspectos sociales económicos y culturales y con visiones de desarrollo y "cosmovisiones" de la sociedad diferentes. Al margen de estas diferencias las referidas personas y/o instituciones están unidas por el hecho de que, partiendo de la crítica hacia el referido patrón tecnológico industrial, proponen -como objetico principal- la preservación del ambiente y/o de los recursos naturales. Es decir, un grupo de propuestas que priorizan (en mayor o menor medida) los aspectos naturales o ecológicos de los sistemas agrícolas, como así tambien de los ecosistemas naturales.

Teniendo en cuenta estas similitudes y diferencias se incluyen en este subgrupo un conjunto de propuestas o visiones de la problemática ambiental que a continuación se describen.


1.a. La agricultura biológica

Se incluyen aquí una serie de propuestas teóricas que, con distintos nombres y originados en distintos espacios y momentos históricos, partiendo de la critica hacia uno de los aspectos de la agroindustrialización se asemejan considerablemente, tanto a nivel de diagnostico de la problemática, como así también a nivel de las soluciones propuestas.

Son ellas la agricultura biodinámica (Steiner 1978), la agricultura orgánica (Howard 1947), la agricultura biológica (Aubert 1977) y la agricultura salvaje (Fukuoka 1983). Para generar su propuesta, los distintos autores parten de una situación inicial de diagnóstico caracterizada por:

  1. a. Una ostensible disminución en la calidad nutritiva de los productos agropecuarios, con una correspondiente incidencia negativa sobre la salud de la población.
  2. b. Alta incidencia de insumos químicos utilizados en el proceso productivo agrícola que deposita residuos tóxicos, de distinto tipo y cantidad, en los diferentes alimentos.
  3. c. Existencia de procesos de agroindustrialización donde el producto agropecuario se torna la materia prima de procesos de transformación.
  4. d. Un progresivo deterioro de la fertilidad de los suelos, donde el equilibrio ecosistémico inicial se ha eliminado, entre otras causas, por el monocultivo, el excesivo laboreo del suelo y el uso de prácticas tecnológicas inadecuadas. Es prueba de ello a generalización de procesos erosivos en grandes áreas geográficas del mundo (Mannión 1995).

Ante esta situación se argumenta que la causa explicativa se ubica en el sistema suelo-planta. Este complejo sistema habitado por distintas especies biológicas se encuentra en equilibrio en los ecosistemas naturales y la alteración del mismo, por distintas razones, provoca una situación de desequilibrio donde el vegetal implantado (un cultivo para cosecha o una forrajera), en una situación desestabilizada, se torna susceptible de ser atacado por plagas y enfermedades (Howard 1947).

En el mismo sentido se expresan Aubert (1977) y Fukuoka (1983) cuando postulan que la vitalidad y salud de las plantas y animales, creciendo en suelos fértiles, es la mejor herramienta contra las enfermedades, sin por ello disminuir los rendimientos, valiéndose para ello del mantenimiento de adecuados niveles de humus en el suelo, al que otorgan gran importancia.

Esta forma de pensar y de visualizar la realidad agropecuaria se sintetiza en los 4 principios de la agricultura salvaje de Fukuoka (1983:187) que son no cultivar la tierra, no aplicar fertilizantes ni otros productos químicos, no desmalezar y , por último, cortar la dependencia hacia los productos químicos

Estas conceptualizaciones y principios generales, que rigen la agricultura biológica, se complementan con prácticas tecnológicas tales como:

  1. Desarrollar el proceso de producción agropecuaria en predios reducidos donde, sin sobre-explotar los recursos naturales y, utilizando métodos de producción tomados de la explotación extensiva, se logren aceptables niveles de producción.
  2. Implementar explotaciones mixtas de cosecha de alimentos y cría de animales, manteniendo siempre cierto equilibrio entre ambos tipos de explotaciones.
  3. Establecer como norma la rotación de cultivos, aprovechando todo tipo de residuos orgánicos para ser incorporados al suelo como restituidores de los niveles de fertilidad, siendo descartada tanto la quema de materia orgánica como las aradas profundas. En el ciclo de rotación de cultivos, siempre debe existir un cultivo de leguminosas para aprovechar su capacidad de aireación del suelo como tambien su capacidad fijadora de nitrógeno.

En síntesis, y salvando las diferencias entre cada una de ellas, se postula desde estas propuestas la creación de sistemas productivos que se acerquen, en la mayor medida posible, a los ciclos ecológicos naturales restringiendo al máximo la utilización de insumos químicos y manteniendo elevados niveles de fertilidad en el suelo, ya que de esta depende la sanidad de las plantas y animales, convirtiéndose este ultimo pensamiento en el principio que rige todas las concepciones de lo que se ha incluido en este trabajo bajo el titulo de agricultura biológica.


Las contribuciones y límites

Una de las contribuciones de esta corriente de pensamiento lo constituye el hecho de procurar con las prácticas tecnológicas propuestas mantener (o recuperar) los niveles de fertilidad de los suelos agrícolas. Sobre todo a la luz de los graves problemas de falta de estructura y erosión observados en las tierras agrícolas de gran parte del mundo.

Esta observación, sumada al hecho de la defensa de prácticas conservacionistas, constituye una visión humanista de la explotación de los recursos naturales no renovables en el sentido de incorporar en el análisis las necesidades de las generaciones futuras.

Una gran limitante que se observa en la agricultura biológica proviene desde el punto de vista técnico-productivo y lo constituye la negación de utilizar cualquier tipo de producto químico biocida (insecticida, herbicida, fungicida, etc). Tal situación llevaría en la actualidad a una brusca caída en la producción mundial de alimentos, con el consiguiente aumento de los precios. Paradojalmente, esto conduciría a lo que la agricultura biológica procura evitar, una disminución en la calidad de la alimentación de la población, sobre todo en las regiones del mundo con menores recursos.

Otra limitante de importancia consiste en el reduccionismo analítico con el que se encara la industrialización de la agricultura. Todo el análisis gira en torno de las consecuencias ambientales de este proceso, desconociéndose las consecuencias sociales económicas y culturales. Al no considerar estos aspectos en el análisis se limitan considerablemente las alternativas de solución para los mismos, y como consecuencia limita el grado de aplicabilidad de dicha propuesta para lograr soluciones integrales de la problemática rural.


1.b. El preservacionismo o ambientalismo.

La corriente preservacionista apunta a la conservación de la naturaleza. Para ello se hace necesario comprender la dinámica de los ecosistemas naturales y compatibilizarla con las necesidades humanas tanto presentes como futuras. Además un nuevo elemento se incorpora al análisis. Es el hecho de que al margen de las necesidades económicas, el ser humano satisface también necesidades sociales, culturales y estéticas (Lindahl 1975:13). Se critica así a las estructuras socio-económicas de la sociedad industrial que tienen un impacto destructivo sobre los recursos naturales. Esto, sumado al creciente aumento demográfico genera una situación donde se hace imperioso una sabia utilización de los recursos, incluyéndose en dicho análisis las necesidades de las generaciones futuras, cuya provisión de alimentos se ve seriamente amenazada. La contaminación de la atmósfera, la destrucción de los suelos agrícolas, la extinción de especies vegetales y animales, sumado al crecimiento poblacional de grandes ciudades produce la esterilidad de enormes áreas geográficas del mundo entero.

Frente a esta situación, la propuesta de acción de muchas organizaciones ambientalistas ha consistido en la denuncia de tal depredación de la naturaleza. Esta actividad viene siendo desarrollada tanto por las grandes organizaciones ambientales internacionales, como así también por organizaciones nacionales y hasta por pequeñas asociaciones de voluntarios para las cuales la denuncia constituye la metodología de acción mas generalizada. Estas consideraciones forman parte de la filosofía preservacionista que podría resumirse en 2 principios:

  1. Los recursos naturales del planeta precisan ser preservados, especialmente los ecosistemas naturales, para beneficio y aprovechamiento por parte de las generaciones futuras.
  2. El ser humano tiene la responsabilidad de preservar la vida silvestre en todas sus formas, ante el peligro constante y amenazador de su desaparición.


Las contribuciones y límites

La principal contribución de esta corriente de pensamiento se relaciona con su aporte para la difusión de una toma de conciencia generalizada de los disturbios ambientales producidos por la sociedad industrial. Campañas educativas en contra del uso de agrotóxicos o en contra de las masivas deforestaciones alertando sobre el riesgo de los procesos erosivos en continuo aumento, o alertando contra la sobre explotación de recursos naturales son ejemplo de ello. El proponer un uso racional de recursos se torna imperioso en esa toma de conciencia que se pretende universalizar.

La principal limitante que dicha propuesta encierra (asemejándose en ese aspecto a la agricultura biológica) lo constituye el reduccionismo de su análisis al aislar los aspectos naturales de los socio-culturales y económicos, todos de gran importancia. Sin incurrir en el debate sobre si el hombre es mas o menos importante que los animales salvajes, mares o rios, la propuesta preservacionista no señala las causas que producen tal o cual disturbio ambiental, circunscribiéndose solamente a la denuncia del hecho. Dicho reduccionismo se expresa también en sus propuestas de acción, que cuando superan la instancia de la denuncia, se dirigen a crear situaciones de aislamiento socio-espacial para la preservación del recurso en cuestión.

  1. Propuestas que priorizan en su análisis los aspectos económicos.

2.a. Las tecnologías intermedias.

Se debe la creación y difusión de éste término a E.Schumacher (1976). Dicho autor parte de una crítica hacia el modelo de crecimiento económico y de desarrollo impuesto por la sociedad industrial del siglo XX, cuestionando el rol de la economía al priorizar ésta los elementos cuantitativos de la sociedad.

Schumacher (1976) cuestiona en su trabajo los análisis y/o propuestas según los cuales todo debe ser mensurable y convertido en cantidades monetarias en una sociedad donde pareciera que el dinero es el máximo valor y donde el crecimiento del P.B.I es uno de los indicadores de eficiencia de los proyectos de desarrollo.

Su concepción de la sociedad se refleja en la defensa que realiza de la economía budista, a la cual define como de hondo contenido humano y tendiente a la simplicidad, la no violencia, la espiritualidad, la creatividad humana y donde las personas y su capacidad creativa son más importantes que los bienes y el consumo. Según el autor las tecnologías intermedias constituyen o forman parte de un proyecto o modelo de desarrollo con una cosmovisión de la sociedad donde se consideran para el análisis tanto los aspectos naturales como así tambien los sociales, económicos y culturales, priorizándose estos últimos en su propuesta.

Su concepción de desarrollo, en particular dirigida a los países "en desarrollo", parte del reconocimiento de la existencia de economías duales donde una minoría poblacional modernizada ligada a la industria y al comercio, ubicada espacialmente en las grandes áreas metropolitanas, coexiste con el resto de la población, mayoritariamente marginada y circunscripta al area rural y/o pequeñas ciudades. Dicha población marginada subsiste en condiciones de pobreza con raíces en problemas estructurales de la sociedad situados a nivel de la educación y la organización.

De esta forma, y según este autor, un proyecto que persiga eliminar la pobreza tendría que apuntar a dichas deficiencias estructurales con la consecuencia de que el desarrollo se convierte en un proceso evolutivo y a largo plazo, con desarrollo de industrias regionales a través de una propuesta de desarrollo descentralizada.

Para cumplir con dichos objetivos se necesita de una propuesta tecnológica encaminada hacia los mismos, un tipo diferente de tecnología que tenga en cuenta las necesidades de los marginados de los países en desarrollo. Frente al paquete tecnológico propio de la modernización, caracterizado por Schumacher como un "sistema de producción en masa" propone uno alternativo que define como un "sistema de producción por las masas" (Schumacher 1976).

A dicha propuesta la define como "tecnología intermedia para significar que ella es infinitamente superior a la tecnología primitiva de eras pasadas pero, al mismo tiempo, mucho más simple, más barata y más libre que la super tecnología de los ricos" (Schumacher 1976: 136-137). Considera que esta tecnología debe respetar el ambiente, adaptarse para ser aplicada en pequeña escala, ser intensiva en el uso de la mano de obra, de escasa utilización de capital y poca sofisticación.

Explicita que, ante las graves consecuencias que trae aparejado la incorporación de una técnica de avanzada no adaptada a las condiciones locales, tales como perdida de fuentes laborales, procesos migratorios y disturbios ambientales, se hace necesario la incorporación de una técnica intermedia que por un lado produzca un mejoramiento de la producción, como así tambien respete en mayor medida las condiciones locales. Es decir que el carácter intermedio que el autor atribuye a dichas tecnologías viene dado por una combinación entre algunas características de la técnica moderna con algunas de las características de las técnicas tradicionales.


Las contribuciones y límites

Entre las principales contribuciones que el pensamiento de Schumacher presenta se destacan el partir del reconocimiento de la estructura dual de las economías de los países en desarrollo y, en función de ello, plantear un enfoque regional de desarrollo con un exponencial aumento de los puestos de trabajo, representando esto, desde el punto de vista político, un alternativa viable de solución para el ejército de desempleados y sub empleados que dichos países presentan.

Permite reconocer que las causas de la pobreza y la marginación no son sólo materiales, sino que tambien están constituidas por deficiencias estructurales de la sociedad especialmente referidos a aspectos educativos, organizacionales y disciplinares. Por lo tanto, dicha situación no se soluciona solo con bienes materiales inmediatos, sino a través de un proceso lento de inversión de esfuerzos en aquellos aspectos deficitarios. Se observa así que Schumacher trabaja con una visión dinámica y procesual del desarrollo de la sociedad.

Por otro lado, el generar una propuesta tecnológica que tenga en cuenta las condiciones locales ambientales, socio-culturales y económicas le brinda a la misma el carácter de integralidad. Por otro lado el hecho de ser característica de dichas tecnologías su simplicidad y bajo costo redundan en conjunto en que dicha propuesta favorezca un proceso de creación de una tecnología nacional disminuyendo la dependencia tecnológica.

Una de las principales limitaciones lo constituye su análisis político, o mejor dicho geo-político, al plantear aspectos contradictorios ya que, por un lado, realiza una crítica radical del modelo de desarrollo de la sociedad industrial reflejada fundamentalmente en las consecuencias sobre el ambiente y sobre el hombre. Por otro lado el uso de la categoría "países en desarrollo", para referirse a los integrantes del denominado III Mundo, presupone que los mismos se encuentran en el camino de los países desarrollados recorriéndolo en el mismo sentido solo que a una velocidad menor.

En el mismo eje de análisis, la caracterización de su propuesta tecnológica es vaga, priorizándose su carácter intermediario entre la tecnología moderna y la tradicional o primitiva. En ese sentido estas tecnologías serían apropiadas para los pobres de los países en desarrollo hasta que estos alcancen el nivel de los países desarrollados pudiendo acceder en ese momento a la tecnología moderna.


3. Propuestas que priorizan en su análisis los aspectos socio-políticos.

3.a.El Eco-desarrollo.

El eco-desarrollo se refriere a aquellas tecnologías que no solo deben contener una serie de características constitutivas sino que, además de ello, deben necesariamente ser incluidas en una propuesta global de proyecto de desarrollo para la sociedad (Sachs 1986).

Partiendo desde la Economía propone un enfoque de análisis multidisciplinar conjuntamente con la antropología y la ecología donde la toma de conciencia de los problemas del ambiente ( constituido por el medio natural, las tecnologías y el medio social) impregnan tanto los aspectos micro como los macro. Define al desarrollo como endógeno y autogestionario. Endógeno porque es un modelo de desarrollo que, prioriza los recursos específicos de cada región, procura la satisfacción de las necesidades básicas y procura la realización humana considerando las condiciones de trabajo y las relaciones interpersonales. Así, se opone al crecimiento "mimético y dependiente" propio del modelo modernizante.

Por otro lado, es autogestionario porque las necesidades prioritarias de la población, a la cual van dirigidas sus acciones, son definidas autónomamente, sin influencia de los padrones de vida de los países desarrollados y porque en su concepción prima la organización jerárquica horizontal con una activa participación de los sectores involucrados en todas las etapas de implementación.

La visión de desarrollo de Sachs, se complementa con una propuesta tecnológica. Así, propone la creación de un sistema tecnológico nacional, no universal (ya que cada situación espacio-temporal es específica, y por lo tanto requiere de técnicas tambien específicas) en función del contexto socio-económico y ecológico, y subordinado a las estrategias de desarrollo definidas colectivamente.

Dicho sistema tecnológico implica un conjunto diversificado de tecnologías apropiadas que, según el autor, reunirían las siguientes características:

  1. Desde el punto de vista económico son técnicas de bajo costo, intensivas en el uso de mano de obra y poco sofisticadas, lo que las hace mínimamente dependiente de insumos importados y de manutención por parte de técnicos extrangeros.
  2. Desde el punto de vista ecológico son técnicas que respetan el ambiente, no contaminantes y que proponen un uso racional de los recursos naturales no renovables, en solidaridad con las generaciones futuras. Resaltan la necesidad de una continua búsqueda de nuevas formas de simbiosis entra la tierra y la humanidad; planteando de esa manera una armonía entre uso y explotación de los recursos y conservación-preservación de los mismos.
  3. Desde el punto de vista socio-cultural tienen en cuenta las realidades sociales locales, tales como aspectos culturales relativos a la alimentación y habitación de los sujetos sociales involucrados.
  4. Desde el punto de vista político procuran, a través de su implementación una más justa distribución de renta entre los pequeños productores agropecuarios procurando mejorar su poder de negociación frente a los mercados.

La concepción de tecnologías apropiadas para Sachs se complementa con el rasgo multidimensional y relacional de las mismas, necesario para determinar los criterios de adecuación de estas tecnologías. Estos criterios deben estar en relación a un determinado contexto histórico, económico, cultural y ecológico.

Finalmente, Sachs (1986: 58-59) expresa que "en términos absolutos, no hay tecnologías apropiadas como tal, al contrario de lo que hace creer una falsa concepción ampliamente difundida" pretendiendo diferenciarse de un grupo de autores que priorizan, en su conceptualización, los aspectos constitutivos de las tecnologías apropiadas (Cernuda 1978, Baquedano 1979, Blanc 1980). Sachs, en cambio, hace hincapié en la subordinación de ellas a un proceso o modelo de desarrollo endógeno y autogestionario.


Las contribuciones y límites

La principal contribución del análisis de Sachs lo constituye el hecho de insertar su propuesta de tecnologías alternativas, a las que considera sintéticamente como técnicamente productivas a la vez que ecológicamente prudentes, en un proyecto nacional de desarrollo autónomo y autogestionado. La planificación estatal juega un rol importante en dicho proyecto como alocador de recursos, tanto humanos como materiales, entre otros aspectos, para la concretización de un sistema tecnológico-científico nacional que apunte hacia la eliminación (o disminución) de la dependencia, tanto tecnológica, como económica y cultural. Por otro lado su concepción de tecnología abarca una multiplicidad de aspectos, confiriendo un carácter de totalidad correspondiente con una visión sistémica de la realidad agropecuaria.

Su principal limitante lo constituye el hecho de plantear, prioritáriamente, las diferencias que separan su propuesta de otras corrientes de pensamiento, tales como la concepción de tecnologías alternativas o apropiadas o de las tecnologías intermedias de Schumacher, y no plantear las similitudes que presentan las mismas en un intento de legitimación de su discurso en el campo tecnológico alternativo (6).

Por otro lado constituye también una limitante el hecho de proponer una fuerte intervención estatal a nivel de planeamiento de las acciones de desarrollo, toda vez que la actual crisis de estado y el ajuste estructural que los mismos imponen a sus economías se encuentra distante de la década del 70 en Europa - época en que Sachs formula su modelo -, en los que el estado ocupaba un rol importante en la planificación de la economía nacional.


3.b. El Eco-socialismo.

Integran este sub-grupo todas aquellas propuestas que radicalizan el discurso ambientalista o preservacionista incorporando la cuestión ambiental como un aspecto mas de la lucha de clases. Para los eco-socialistas la cuestión ecológica debe ser encarada como un todo, llevando en cuenta su multidiversidad de aspectos y su complejidad estructural, y eliminando posturas que se plantean como "místicas" proponiendo un utópico regreso a la naturaleza o aquellas otras que plantean el "crecimiento cero" como alternativa de solución. Lo que debe cuestionarse es el tipo de crecimiento propuesto que dificulta la participación de los individuos en la determinación de su destino y en la priorización de sus necesidades (Schinke 1986). Para ello se postula el concebir las relaciones sociales de forma igualitaria, sin dominados ni dominadores, donde no exista discriminación de ningún tipo. Un nuevo modelo de desarrollo donde la autogestión y la planificación son palabras de orden y donde el destino de los recursos naturales y humanos sea redireccionado en vistas al bien común.

Este modelo de sociedad socialista plantea, además, la incorporación de la problemática ambiental como una más de las áreas donde se explicita la lucha de clases. Para los eco-socialistas la cuestión ecológica debe ser incorporada en el seno de las luchas políticas por un modelo socialista de sociedad que lleve a niveles cualitativamente diferentes de calidad de vida donde el fin perseguido es vivir en armonía con la naturaleza, categorías estas que son resemantizadas dentro de esta corriente de pensamiento.

Desde el punto de vista tecnológico se plantea el fin del actual modelo agrícola para reemplazarlo por otro modelo que priorice la producción diversificada de alimentos, prioritariamente volcada para el mercado interno y/o para la subsistencia alimentaria de la población. Un modelo dirigido a la pequeña unidad productiva que al utilizar abundante mano de obra retiene al productor y su familia al ámbito rural.

Para la implementación de dicho modelo se postula una clara y efectiva planificación estatal a nivel de investigación científica, ya que el actual sistema científico-técnico esta direccionado hacia la generación de conocimientos que apoyen la producción de cultivos agroexportables. En ese sentido, expresa Schinke que, la producción científico-técnica debe dirigirse hacia la creación de tecnologías dirigidas para el uso en pequeñas propiedades de producción diversificada, para lo cual se necesitan estudios innovadores de dicha forma de producción. Se postula que en esta nueva sociedad no podría seguir existiendo el sistema tecnológico del paradigma capitalista, mantenerlo "significaría desconocer que las técnicas de producción expresan las relaciones sociales; significa ignorar que las técnicas de producción en el capitalismo son técnicas de producción capitalistas, en el sentido de buscar la reproducción ampliada del capital, y de conseguir a través de ello la mayor apropiacion posible de excedentes..." (Graziano Neto 1985 : 140).

Estas tecnologías deben tambien constituirse como ecológicamente sustentables en el sentido de producir un bajo impacto ambiental, a la vez que utilizadoras de más mano de obra que las tecnologías tradicionales, con baja utilización de insumos importados para disminuir la dependencia externa, de simple fabricación y mas durables que la tecnología sofisticada que se torna rápidamente obsoleta.

Para la concepción eco-socialista la sociedad debería usar a la tecnología como "un instrumento para facilitarle la vida, desarrollar la aproximación entre los hombres y sus comunidades y de estas con la naturaleza, proporcionando una vida mas armoniosa, tranquila y saludable" (Schinke 1986:100. )


Las contribuciones y límites

Una de las contribuciones del eco-socialismo consiste en su preocupación y búsqueda de una sociedad mas justa, donde no existan dominados ni dominadores. Una sociedad donde los marginados son los principales receptores de las políticas de un proyecto de desarrollo donde la autogestión y la planificación sean sus pilares, y donde las tecnologías agropecuarias sean abordadas en su totalidad y caracterizadas, por lo tanto, desde un punto de vista natural, social y económico.

La principal limitante que dicho planteamiento presenta es la contracara de lo arriba enunciado. En efecto, dicha preocupación y búsqueda de una sociedad más justa lleva a los eco-socialistas, por lo menos con la evidencia que se cuenta en la actualidad, a un camino sin salida al no dejar espacio para ninguna alternativa al modelo de desarrollo dominante que no sea la sociedad socialista. El reciente colapso de lo que ha sido denominado "socialismo real" marca un signo de interrogación sobre el futuro de esta corriente de pensamiento.

 

CONCLUSION

No pueden negarse los aportes que las distintas posturas teóricas analizadas han aportado al campo tecnológico alternativo. Uno de ellos, y en la cual todas las posturas teóricas coinciden, lo constituye la necesidad de generar una alternativa al modelo de tecnología moderna vigente.

Otras contribuciones surgen de propuestas teóricas específicas. Así, se rescata la necesidad de mantener adecuados niveles de fertilidad de los suelos, el uso del control biológico de plagas, la tendencia a la baja roturación y la implementación de sistemas productivos que se asemejen lo mas posible a los ciclos biológicos naturales. Todos estos, aspectos constitutivos de la agricultura biológica.

Desde otro punto de vista se rescata la visión sistémica implícita en las tecnologías intermedias, así como su esfuerzo en incorporar los aspectos económicos y, sobre todo, los aspectos sociales y culturales de la tecnología, como así también el carácter humano que ésta debiera tener.

Por último, se resalta la incorporación de los aspectos macro que el eco-desarrollo incorpora al análisis. La vinculación de las propuestas tecnológicas a un proyecto nacional de desarrollo aparece como una importante contribución al campo tecnológico alternativo.

Lo que se señala como limitante de las distintas corrientes, lo constituye el desconocimiento o desvalorización de los aportes conceptuales de otras propuestas teóricas, comportamiento que se repite entre los integrantes de otros campos de construcción del conocimiento cuando se trata de lograr el reconocimiento por parte de los integrantes del mismo.

Asimismo, se discrepa con los autores analizados al negar todo elemento de la tecnología moderna como posible elemento constitutivo de las tecnologías apropiadas. Se incurre así en un dogmatismo universilazante que impide el reconocimiento de situaciones particulares donde algún elemento de la tecnología moderna pueda constituirse como respuesta adecuada. Con esto pretende señalarse que la determinación de las características de una tecnología apropiada debe partir del reconocimiento de las necesidades y características particulares que, desde el punto de vista natural, tecnológico y socio-cultural, una determinada región posee en un determinado momento histórico.

Se concluye entonces que no puede definirse una tecnología apropiada, que supere las consecuencias negativas que trajo aparejado la aplicación masiva de la tecnología moderna en nuestros países, a partir de propuestas que desconozcan las especificidades naturales, tecnológicas y socio-económicas de cada región y que rechacen a priori cualquier aspecto de la tecnología moderna.


Notas

* La elaboración del presente material se realizó a partir de la Tesis de Maestría: "El Proyecto de Tecnologías Alternativas: organizaciones no gubernamentales y campesinado". Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro. Rio de Janeiro. 1992. Desde un punto de vista conceptual se aclara que toda vez que se haga referencia en el trabajo a tecnologías modernas, tecnologías apropiadas o tecnologías alternativas, siempre se estará haciendo referencia a un tipo particular de tecnologías; esto es, las tecnologías agropecuarias.

1. Se entiende por tecnología a aquellos medios, materiales y conceptuales, que actúan sobre la naturaleza con un fin determinado. Complementando esta conceptualización, se coincide con Cáceres (1995) cuando postula que la tecnología es "una forma de construir la sociedad y las relaciones humanas...esto implica que tecnología y sociedad están íntimamente interrelacionadas: el hombre crea a la tecnología y la tecnología impregna a la sociedad toda, recreando a ésta en un proceso continuo y dialéctico".

2. No se realiza aquí un análisis mas detallado de dicho modelo de desarrollo ya que escapa a los objetivos del presente trabajo. Para una profundización de este análisis, ver: Chambers 1983, Herrera 1983, World Comission on Enviroment and Development 1987, Altieri 1991, Larraín 1992, Sevilla Guzmán 1993, Gallopín 1996, entre tantos otros.

3. Básicamente por razones de longitud del trabajo no se profundiza aquí en el análisis de los elementos sociales, culturales y políticos. Incurrir en dicho análisis significaría abordar cuestiones referidas a la forma social del trabajo, la concepción cultural de tecnología agropecuaria que un grupo de productores o una región posee, la visión de "lo moderno" y del "progreso" que existe hacia el interior de las comunidades, la existencia de políticas regionales o nacionales para la investigación y transferencia tecnológica, entre tantas otras.

4. Se entiende por campo (Bourdieu 1983) un espacio de relaciones sociales. Un espacio de relaciones interpersonales donde los distitnos integrantes del mismo (personas o instituciones) disputan por porciones de capital simbólico (Bourdieu 1989). En este caso específico se pugna por el reconocimiento -por parte del resto de los integrantes del campo- de una postura teórica al respecto de las tecnologías apropiadas.

5. El punto del no retorno "significa el límite hasta donde no pueden llegar las interferencias sobre un determinado ecosistema, o especie, para causar un "estrago irreversible". Es una relación dialéctica que existe entre el equilibrio ecológico y la sociedad humana". (SCHINKE. 1986: 124).

 6. Esta reflexión que se plantea aquí como una limitante del pensamiento de Sachs, que no es propia del referido autor sino que se repite para otras propuestas analizadas en el presente trabajo. Es mas forma parte de la lógica de funcionamiento del campo tecnológico alternativo y constituye un aspecto que caracteriza el comportamiento de los distintos agentes sociales en los distintos campos. Para una análisis mas profundo de este concepto, ver Bourdieu 1983.

 

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

* ALTIERI, M. 1991. Por qué estudiar la agricultura tradicional. Agroecología y Desarrollo 1.

* AUBERT, C.1977 A Industrializacao da Agricultura, salvaçao ou suicidio da humanidade? Viver e preciso, 2 ed. Lagos. Sao Paulo.

* BAQUEDANO, M.1979. Que son las tecnologías Apropiadas. Alternativas Tecnológicas 3.CETAL.

* BLANC, G. 1980. Technologie Approprieé/Appropriable. Le mot et la chose. Autrement 27/80

* BORDIEU, P.1983. Algunas propiedades dos campos. En: Questoes de sociología. Marco Zero. Rio de Janeiro.

* ..............................1989. O Poder Simbólico. Difel. Lisboa.

* GRAZIANO NETO, F.1985. Questao agraria e ecologia. crítica da moderna agricultura. Brasiliense. 2 ed. Sao Paulo.

* CACERES, D. 1995. Pequeños productores e innovación tecnológica: un abordaje metodológico. Agro Sur 23 (2): 127-136.

* CERNUDA, J.C. 1978. Tecnología Apropiada e Desarrollo Comunitario en Haití. En: Desarrollo Rural de las Américas 12 (2): 125-142. Bogota.

* CHAMBERS, R. 1983. Rural development. Putting the last first. Longman. Essex.

* COMITE INTERAMERICANO DE DESARROLLO AGRICOLA. 1966. Tenencia de la tierra y desarrollo socio-económico en el sector agrícola argentino. OEA. Washington.

* FAO. 1985. Informe del Taller sobre el ascenso de la mediana producción en la Agricultura Latinoamericana. FAO. Roma.

* FRIEDMAN, G. 1977. La crisis del progreso. Laia. Barcelona.

* FUKUOKA, M.1985. La revolution dún seul brin de paille.. Une introduction á la agriculture sauvage. GUY TREDANIEL. Paris.

* GALLOPIN, G.C. 1995. Medio ambiente, desarrollo y cambio tecnológico. En: El futuro ecológico de un continente. Una visión prospectiva de la América Latina. Gallopín,G. C (editor). El Trimestre Económico. Buenos Aires.

* GOMEZ DE ALMEIDA, S.1985. Experiencias de T.A na Organizaçao dos pequenos productores. Proposta 27.

* GORZ, A. 1991. La metamorfosis del trabajo. Laia. Barcelona.

* HERRERA, A. 1983. Transferencia de tecnología y tecnologías apropiadas. Contribución a una visión restropectiva a largo plazo. Mimeo.

* HOWARD, A. 1947. Un testamento agrícola. Imprenta Universitaria. Santiago de Chile.

* LARRAIN, J. 1992. Theories of development. Polity Press. Cambridge.

* LINDAHL, K. 1975. Ecología: conservar para sobrevivir. Cultrix. Sao Paulo.

* MANNION, M. 1995. Agriculture and environmental change. Temporal and spatial dimensions. Willey. West Sussex.

* SACHS, I.1986. Ecodesenvolvimento. Crecer sem destruir. Vértice. Sao Paulo.

* SCHINKE, G.1986. Ecología política. Tché. Porto Alegre.

* SEVILLA GUZMAN, E. 1993. Hacia un marco conceptual del desarrollo rural sostenible desde el campesinado. Universidad de La Rábida. Córdoba.

* STEINER, R. 1978. Agricultura biodinámica. Cultrix. Sao Paulo.

* SCHUMACHER, E. 1976. Small is beatifull. Penguin. London.

* STEWART, F. 1987. The case of appropriate technology: a reply to R.S.Eckaus. Issues in Science and Technology 3 (4).

* VON DER WEID, J.M. 1985. Algums comentarios sobre a problemática da pequena producao do Brasil. Proposta 27.

* ...................................... 1988. A trajetoria do Projeto Tecnologias Alternativas. Proposta 36.

* ....................................... 1996. Agroecología y Agricultura Sustentable. Agroecología y Desarrollo 7.

* WORLD COMISSION ON ENVIROMENT AND DEVELOPMENT. 1987. Our commun future. Oxford University Press. Washington.

 

   

 

    
Inicio - Articulos
Home - Articles


    

   
  

Theomai*. Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo/Theomai*. Society, Nature and Development Studies Network.
*Theomai: Ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
*
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

Coordinadores/Coordinators: Guido P. Galafassi - Adrián G. Zarrilli.
Sede/Place: Universidad Nacional de Quilmes, Centro de Estudios e Investigaciones