Presentación:

En estos primeros años del siglo XXI en los cuales los horizontes del pensamiento crítico y las prácticas antisistémicas se encuentran en entredicho, plantearse una praxis que partiendo de la producción de conocimiento llegue a la acción es claramente un desafío que el Grupo de Estudios sobre Acumulación, Conflictos y Hegemonía se propone tomar. La intención es desplegar diversas estrategias de análisis y reflexión que nos permita una interpretación y explicación alternativas a esta compleja realidad que es mayoritariamente examinada desde miradas sesgadas y superficiales. Una lectura dialéctica está absolutamente ligada a semejante desafío, rescatando toda la historia del pensar crítico, hoy en día lastimosamente olvidado por tantas perspectivas post. 

Este equipo se construye, desde el año 2008, a partir de un diálogo entre las diferentes perspectivas disciplinarias del conocimiento contemporáneo adoptando un desafío permanente de comunicación y discusión entre perspectivas críticas que nos permitan un abordaje más profundo de toda la complejidad dialéctica de la realidad sociopolítica, económica y cultural de la sociedad contemporánea basada aún en patrones de explotación y dominación, tanto del hombre por el hombre como del hombre sobre la naturaleza.

Nos resulta fundamental entonces, desde esta propuesta de investigación trabajar a partir de un análisis que contemple la interrelación dialéctica acumulación – conflicto - hegemonía, lo que conlleva necesariamente una mirada desde la totalidad concreta que visualice a la lucha de clases en toda su complejidad, profundidad y diversidad. Esto implica considerar los procesos de transformación histórica y la emergencia y evolución de diferentes situaciones de conflictividad y movilización social. Ponemos el énfasis en los aspectos socio-políticos, económicos, culturales, subjetivos e históricos a partir de una revisión crítica de la producción existente, así como del diálogo con los nuevos datos que emerjan de nuestras investigaciones. Esto configura un cuadro relativamente complejo en el que se cruzan problemas de investigación que si bien están profunda y dialécticamente conectados entre sí, han recibido primordialmente un abordaje disciplinario especializado. Conforme al desafío que nos planteamos como equipo interdisciplinario de investigación, será necesario dar cuenta de los diversos aspectos puntuales de la problemática, pero fundamentalmente de las conexiones entre ellos.

Mirar más allá de la apariencia implica reconocer tanto las contradicciones latentes que habilitan y determinan la existencia de un deseo tanto en individuos como en grupos sociales por cambiar o transformar la sociedad, así como las reacciones puntuales a agravios puntuales, ya sean de desajuste social o identidad. El análisis de modelos de organización socio-política y de modos de acumulación nos permite vislumbrar las posibilidades de la resistencia, el antagonismo, así como la graduación que va de la protesta focalizada a los eventos de transformación y cambio social. La persistencia de estructuras sociales junto a dinámicas de identificación y procesos de cambio cultural, más la visualización de patrones de organización nos permitirá a su vez percibir y diferenciar aquellos conflictos que generan reacciones en términos de respuestas a procesos de agravios y descontentos temporales. Sin estas interrelaciones dialécticas, difícilmente se hubieran generado fenómenos de características y alcances disímiles como los movimientos obreros de principios de siglo XX hasta los años ´70 (imbuidos muchos de una concepción clasista), o los históricos y actuales movimientos campesinos en todo el Tercer Mundo (en donde la tierra/territorio y los patrones culturales se erigen en tanto ejes del conflicto), o los diversos movimientos de clases medias a lo largo del mundo con reivindicaciones en contra de los procesos de alienación cultural e ideológica; o los movimientos de trabajadores desocupados que lentamente fueron confluyendo con el movimiento de trabajadores ocupados (como reacción a la crisis neoliberal y como proceso de reconstrucción de identidad), o los movimientos estudiantiles y asambleas populares y su replanteamiento político alrededor de la crítica al concepto de democracia tradicional, o el trayecto que vienen recorriendo los diversos movimientos ambientalistas o en defensa de los recursos y sus estilos de vida locales (con disímil grado de trascendencia respecto al agravio focalizado y localizado).

En pos de poder abarcar con mayor profundidad toda esta complejidad, y de ninguna manera en tanto percepción fragmentada de la realidad, es que venimos trabajando en base a ciertas líneas de investigación fuertemente articuladas entre si. Están son: Clases, movimientos y conflicto social; Acumulación, territorio y naturaleza; Cultura, hegemonía y subjetividad; y Conflictividad políticas y resistencias en los años sesenta y setenta.

 

Objetivos generales

La articulación dialéctica entre la organización político-económica, las tramas culturales y la estructura social de las últimas décadas se presenta todavía como un problema a desentrañar con más profundidad. Los conflictos económicos, políticos, sociales y culturales y sus posible  resoluciones nos obligan a abarcar un período histórico que se retrotrae hasta los años ’60, antesala de los conflictivos ’70. Es que los años ´60-´70 constituyeron sin dudas el punto culminante de toda una época crítica movida por la conflictividad, el cambio y el cuestionamiento al status quo. La resolución de esta crisis se manifiesta, a partir de la restauración democrática, como un cambio sustancial en la forma en que se expresan los conflictos y las propuestas de cambio social. Alguna preguntas claves entonces son las siguientes: ¿cuál es el elemento que nos permite encontrar la unidad en los niveles planteados? ¿En qué medida el concepto de clase/lucha de clases permite ver el movimiento y la transformación fenomenológica del sujeto que protagoniza los conflictos? A su vez, ¿Cuál es la relación entre el proceso de acumulación, el de construcción de hegemonía y los procesos de transformación y conflictividad social? Y, finalmente, nos interesa dilucidar cuál es el grado de cambios en los conflictos y sus manifestaciones subjetivas en el período en cuestión. Esta última pregunta nos permitirá aportar a la resolución del problema sobre el entramado social actual.

De esta manera, será un
objetivo general de nuestro trabajo de investigación el analizar crítica y comparativamente los diversos procesos de conflicto y movilización social en relación dialéctica con el devenir del modo de acumulación y de construcción de hegemonía en la sociedad contemporánea. Esto implicará estudiar en cada proceso, la secuencia que va desde la emergencia, a la consolidación y la transformación de las relaciones de acumulación-conflicto, teniendo especialmente en cuenta las trayectorias históricas de hegemonía, cambio y transformación. La crisis  de acumulación en correlación directa con las transformaciones en el campo político, cultural y sus consecuencias en las formas de construcción de hegemonía y de la subjetividad entre los años ´60 y el tiempo presente, constituirán un pilar central en el proceso de investigación, por cuanto es aquí donde podremos encontrar las respuestas a los cambios ocurridos en los procesos de conflicto y movilización, cambios que se evidencian tanto en la tipología de conflictos, en las demandas, en los sujetos, clases y fracciones de clase intervinientes así como en la organización de los colectivos sociales (partidos, movimientos, sindicatos, etc.).